05/03/2019

Comienza el derribo del estadio de fútbol del Atlético de Madrid, Vicente Calderón.

(según el diario El Mundo)

Después de 15 años de problemas administrativos, polémicas urbanísticas, sentencias judiciales, protestas vecinales, quiebras inmobiliarias y batallas políticas, la demolición del emblemático Vicente Calderón ya ha comenzado. Los operarios han levantado el césped y han desmontado los asientos que tantos partidos del Atlético de Madrid presenciaron en sus 51 años de vida.

 

Leer más

15/02/2016

A Legendary Historical Building

SOMERA 9 - 11 portrays an elegance that evokes a bygone era. URBESPACIO rehabilitates this landmark building in the heart of Málaga, recovering its presence for the city. Originally designed by Mr. Jerónimo Cuervo. This famous architect from Madrid, played most of his successful career in Málaga, where he developed some of the best known buildings in the city, including Teatro Cervantes or the townhouses in Plaza de la Merced.

SOMERA 9 · 11, includes a total of 26 apartments that are being rehabilitated, carefully respecting the historical protected elements of the building. These are one and two bedroom apartments, all exterior with a facade facing three streets and with enriching ornaments, balconies and typical Malaga viewpoints.

The architect's firm, URBINARQ, has combined tradition and modernity, projecting a set of functional homes without sacrificing the classic spirit of the building.

Technicians and professionals from the builder MONAR, bring their experience in rehabilitation and construction of unique buildings, like Santa Barbara, 5 in Madrid.

Enjoy the convenience of living in the new Soho District, located in the heart of Málaga. Enjoy the townhouses of SOMERA 9 · 11.

Project financed by Banco Popular.

Leer más

12/12/2015

Simon Smithson, redactor del 'master plan' de la 'operación Chamartín': 'Castellana Norte es vital para Madrid'

Pocos días después de que el Ayuntamiento de Madrid, por boca de su responsable de Urbanismo, José Manuel Calvo, haya dado por "muerta" la operación Chamartín "en los términos en los que está planteada", ELMUNDO.es ha tenido la oportunidad de charlar con el arquitecto que ha estado al frente de su actual diseño, el británico Simon Smithson, de visita en España.

Desde el Consistorio gobernado por Manuela Carmena creen que la edificabilidad total del ámbito, de unos 3,5 millones de metros cuadrados, "no es razonable" y abogan por "repensar esa cifra". Preguntamos a Smithson por esta afirmación: "Creo que en una actuación de esta importancia no se debe abordar desde la óptica de los números abstractos, sino desde temas como la sostenibilidad ambiental o la oportunidad de desarrollo para la ciudad", ataja de entrada el arquitecto.

Smithson, socio del estudio de Richard Rogers desde 1991, es un gran enamorado de nuestro país y más concretamente de su capital -"soy de Londres y de Madrid a la vez"-, donde ha dirigido proyectos tan emblemáticos como el de la T4 en el aeropuerto de Barajas. "Madrid es una ciudad con muchísima vida y probablemente sea, junto a Berlín, una de las mejores ciudades de Europa para vivir", defiende. "Pero es una ciudad que tiene un vacío en la zona norte, como una pizza a la que le falta una porción", añade.

El arquitecto compara la actuación de Castellana Norte, llamada a suturar estar brecha urbana de la que habla, con las que se acometieron en Barcelona y Bilbao en los años 70 y 90 y la define como "un proyecto vital para el futuro de Madrid". "Es una oportunidad única, un proyecto fundamental para promocionar la ciudad después de la crisis y convertirla en una de las capitales más importantes del continente, aprovechando su pujanza económica y su situación estratégica como puente con Latinoamérica", insiste.

Por eso, para Smithson, hablar de esta operación en términos de densidad y edificabilidad "es un enorme error". "Los asuntos que deben debatirse son qué tipo de ciudad se quiere crear y cuál es el modelo más sostenible", argumenta. "Por ejemplo", explica, "sabemos perfectamente que hay una relación directa entre la densidad urbana y la eficacia energética, con el uso del transporte privado en lugar del transporte público, con la previsión de servicios urbanos como colegios, parques, etc.". "Hablar únicamente de cifras es no entender la complejidad de este asunto", asegura.

Desde un punto de vista meramente urbanístico, cree que la densidad urbana y la edificabilidad que se han contemplado en la prolongación de la Castellana son las que esta parte de la ciudad necesita para consolidarse como continuación de la arteria más importante de la capital. "La Castellana es el eje fundamental de la ciudad y está compuesto por varios tramos, cada uno de los cuales es producto de una época y un reflejo de la economía, de las necesidades, de la visión cultural y social de ese momento", argumenta. "Ésta sería la quinta prolongación y, como cada una de las anteriores, debe tener su propia escala y su propia visión urbanística y arquitectónica", expone Smithson.

Para ello, Smithson defiende un modelo de ciudad densa, contrario al que se ha desarrollado en los nuevos barrios (PAU) que rodean la capital. "Uno de los principales retos de este proyecto es crear nuevos barrios igual de buenos y bonitos que los de Chamberí, Retiro o cualquiera de los del centro de Madrid", explica Smithson. "Madrid tiene una vida social muy especial y diferente a la del resto de Europa, con excepción de Italia, que en mi opinión depende de su configuración urbana. En esto han fallado los nuevos desarrollos que rodean la ciudad, que han creado un entorno que rompe con lo que es la capital. En Las Tablas o Sanchinarro uno no tiene la sensación de estar en Madrid", afirma.

Continuando con un análisis puramente urbanístico del proyecto, Smithson habla de la importancia de la "conectividad" como una faceta imprescindible para concentrar la edificación. En este sentido, defiende que el hecho de contar con dos centros de transportes como la Estación de Chamartín y el Intercambiador de Transportes de Plaza de Castilla justifica la densidad urbana que se ha planteado en este proyecto y lo compara con otros modelos recientes de transformación urbana exitosos como HafenCity, en Hamburgo o King's Cross, en Londres.

"La inversión en transporte público sólo es viable si hay cierta cantidad de población", comenta. "Si no hay suficiente densidad de población, no hay suficiente uso y lo que ocurre es que los ciudadanos acaban subvencionando un sistema de transporte que nadie usa", asevera. "Además", continúa, "cuando no hay suficientes usuarios baja la frecuencia de los transportes y eso hace que la gente prefiera coger el coche por no esperar". "Está completamente demostrado que cuanto más densa es la población de una zona, menos se usa el coche", concluye.

Pero Smithson también aborda el tema de la edificabilidad desde una óptica puramente económica y pragmática, que en su opinión hay que tener en cuenta antes de hablar a la ligera de cifras. "Una de las cosas interesantes de este proyecto", recuerda, "es que tiene una historia muy larga detrás, en la que se han ido adquiriendo compromisos que pertenecen a distintas administraciones". "Son promesas que alguien ha hecho y que implican un coste de inversión en infraestructuras muy alto, que hay que mantener en el proyecto", explica. "El arte consiste en establecer un equilibrio entre estos compromisos de inversión en infraestructuras, con el espacio que consume el proyecto y su rentabilidad". "Nadie puede pensar que alguien vaya a hacer todos estos regalos sin obtener beneficio. Eso es incompatible", afirma.

"Percibo una cierta ambición por transformar la ciudad, por arreglar el nudo norte, por mejorar las conexiones de la zona, aumentar el transporte público, etc., pero todo esto son costes y las actuaciones que el proyecto contempla están basadas en un modelo económico", comenta el arquitecto. "Si se quiere cambiar, hay que tener claro cuál es la visión del modelo de ciudad que se quiere para Madrid, cuál es la situación económica actual y en qué modelo económico debe basarse esta actuación", concluye.

Leer más

14/01/2015

El Paseo de la Dirección y su último Plan Parcial. MCyP presenta una alegación en contra

Como suele ser habitual en este gobierno municipal, a finales de diciembre sale a información pública un nuevo Plan Parcial de Reforma Interior del sector del Paseo de la Dirección, que comprende todo el borde oeste de la cornisa de Tetuán. No ha habido antes ninguna noticia al respecto ni ningún tipo de debate público, y como es también “marca de la casa”, el plazo de información pública y alegaciones se hace en todo el periodo de las fiestas navideñas, sin apenas días laborables y con el público abducido por vacaciones y compromisos familiares. Las únicas noticias que se venían facilitando a prensa sobre este sector eran relativas a arreglos de urbanización de la parte norte del paseo cuyas obras quedaron interrumpidas hace tres años, pero nada se había dicho de que se estaba fraguando un cambio de Plan. La propuesta actual intenta paliar algunos de los errores de lo que era un puro desatino urbanístico, consecuencia de dejar confiado a la iniciativa privada –en este caso Dragados y Construcciones, la empresa liderada por Florentino Pérez- el desarrollo de un sector complejo, delicado y de enorme tamaño e importancia, de la ciudad, pero se trata de un Plan absolutamente inadecuado desde cualquier tipo de vista paisajístico, topográfico, patrimonial o social, y lo terrible es que ya hay unas partes ejecutadas del Plan anterior de 2006, que se han intentado dulcificar en el nuevo Plan con “más sensibilidad”, probablemente al comprobar “in situ” el carácter aberrante de los primeros resultados. La realidad es que no se mejora nada, porque se pasan los conflictos de un lugar a otro y se añaden unos cuantos más, al no querer renunciar ni a la edificabilidad prevista ni al viario desmesurado que creará una barrera entre el barrio de Tetuán y su parque y vaguada natural.

Son las servidumbres de un Ayuntamiento arruinado, que todo lo tiene que hacer a “coste cero” porque carece de recursos para hacerlo de otra manera, y abandona el modelo de lo que debe ser la ciudad a los especuladores, agentes privados cuyo único objetivo es el de máximo beneficio a mínimo coste. La mayoría de los conflictos que ahora tiene el patrimonio de la ciudad están en la misma situación: Canalejas, el edificio y plaza de España, el Palacio de la Música, el teatro Albéniz, las cocheras históricas del Metro, el sector Calderón-Mahou, la Quinta de Torre Arias, etc. se encuentran en situaciones de destrucción o riesgo porque quien dirige los destinos de esos lugares no es la voluntad pública consensuada con los ciudadanos, sino el interés de un promotor privado. Y el Ayuntamiento pone encima toneladas de maquillaje y todo su aparato publicitario para defender al promotor, en contra la mayoría de las veces de las necesidades y opiniones de ciudadanos y de profesionales expertos.

La alegación se ha hecho consensuada por varios grupos y asociaciones vecinales, coordinadas desde la Asociación Vecinal “Solidaridad” Cuatro Caminos-Tetuán, aunque Madrid, Ciudadanía y Patrimonio expone unas consideraciones propias al inicio de la misma.

Leer más

10/02/2011

El Ayuntamiento hace una puesta en común de las propuestas recogidas en el documento Soho Málaga-Barrio de las Artes

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha hecho una puesta en común con colectivos y asociaciones de vecinos de las distintas propuestas para el debate ciudadano elaboradas por el Ayuntamiento y recogidas en el documento SOHO Málaga Barrio de las Artes - Reactivación cultural y comercial del Ensanche de Muelle de Heredia.

La idea de crear un barrio cultural en la capital en el Ensanche, un «Soho malagueño», surgió de los vecinos y comerciantes de la zona para la reactivación cultural y comercial de este espacio de modo que se produzca una mejora de la imagen del barrio. Se encuentra en un punto estratégico entre el Puerto, la ‘almendra central’, el Río y el Parque, y tiene un papel fundamental de unión entre todos esos espacios singulares de la ciudad.

Descargar adjunto

Leer más